mail
11
FEB

ANIMALADA EN EL RÍO TORIO

¿Por qué arrasan nuestros ríos?

Pedro Brufao Curiel. Presidente de Ríos con Vida. Miércoles, 28 de Diciembre de 2011

La gestión de nuestros ríos ha vuelto a la palestra a raíz de unos hechos que nos recuerdan un tiempo que creíamos felizmente olvidado. La noticia dada a bombo y platillo es que la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha ejecutado unas obras para abrir sendas peatonales en doce kilómetros de los ríos Bernesga y Torío.
Así dicho, parece una buena cosa, salvo en lo relativo a que no son en absoluto prioritarias y que en realidad conllevan la destrucción de importantes tramos fluviales que se encontraban en un buen estado de conservación, sumado a la gran cantidad de dinero que se está destinando en plena crisis a proyectos de este tipo.
La imagen del pasado surge con una enorme retroexcavadora en medio del Torío, en pleno dragado de su lecho y riberas, que aparecen ahora completamente despojado de sus gravas, cantos rodados y bosque de ribera como si de un solar se tratara, rodeado de unos muros gigantescos de escollera que parecen la muralla de un castillo al comparar sus dimensiones con las de la maquinaria pesada que se ha utilizado para llevar a cabo estas obras: Este es el tipo de proyectos que se hacían hace treinta años y que creíamos definitivamente desterrado.
El resultado ha sido la destrucción de varios kilómetros de río con todos sus ecosistemas asociados, conculcando la Directiva Marco del Agua que obliga a que los Estados de la Unión Europea no lleven a cabo obras hidráulicas que destruyan el medio ambiente fluvial.
También se produce la pérdida de conexión del río con su llanura de inundación, lo cual es una irresponsabilidad de cara a la seguridad de las personas y de los bienes ya que los ríos necesitan de estos espacios para laminar las avenidas de tal forma que no se produzcan daños aguas abajo.
Esto es lo que prevé la Directiva europea de inundaciones y que parecen ignorar los responsables de la Dirección Técnica de la Confederación Hidrográfica del Duero, a los que todos pagamos de nuestro sueldo para que sepan de esas cosas y tengan un mínimo de nivel técnico y de sensibilidad hacia nuestros ecosistemas fluviales.
Lo que nos han demostrado esta situación es que estamos en manos, para nuestra desgracia, de pésimos técnicos que no saben absolutamente para nada ni les importa qué significan los ríos y demuestran con estos hechos su impericia, algo que se ha subrayado especialmente ante muchos científicos en el reciente Congreso Ibérico de Restauración de Ríos, que se ha celebrado precisamente en León.
Además, desde Ríos con Vida hemos indagado y cuál ha sido nuestra sorpresa al comprobar por testimonios de personas residentes que las obras publicitadas en cuestión, bajo la falsa apariencia de «actuaciones medioambientales» y denunciadas por la Junta de Castilla y León, consisten en realidad en el dragado y canalización de estos ríos y de otros más: Hemos tenido también conocimiento de otra obra vandálica, llevada a cabo dentro del mismo Plan de Restauración (¿?) de Riberas de la Confederación Hidrográfica del Duero en La Bañeza, en los ríos Tuerto y Duerna, también en la peor tradición de los Organismos de cuenca del pasado.
Ante este despilfarro de fondos públicos subvencionados por la Unión Europea y bajo un convenio con la Junta de Castilla y León y diversos ayuntamientos que contraviene de plano la legislación y la propia Estrategia Nacional de Restauración de Ríos, nos hemos dirigido a los superiores de los responsables de esta barbarie y acudido a distintas vías jurisdiccionales.
Sólo en el Duero hay 50 millones de euros destinados a dilapidarse y a dilapidar nuestro patrimonio natural.
Exigimos que los responsables de estos hechos den cuenta y razón de por qué se ha han aprobado estas contratas, siguiendo la máxima de que no hay que esperar que quien se comporta así cambie su actitud en un futuro, por lo que sólo nos queda que respondan y que sean removidos de sus cargos.

Contactar

Teléfonos:
           625 42 64 07
           679 41 17 78

mail


© 2010-2016 Pirguas y piragüismo en León | Desarrollo web: Sergio Álvarez Fernández